Entrevista a Oliviero Palma, director del Palermo Ladies Open, primer torneo de tenis tras la crisis del Coronavirus. Un evento que promete ser estelar, pero que también será un desafío: “Queremos demostrar que se puede hacer deporte en seguridad, pero Djokovic lo hizo todo más difícil”.

Recuerdo con melancólica ternura e infantil orgullo los años pasados como alcanzapelotas de los Internazionali de Palermo – torneo WTA hoy rebautizado Palermo Ladies Open para perseguir las necesidades de mercado que presenta un mundo globalizado. Era el evento del año y tú, desde la altura de un metro un metro y un tubo de pelotas, estabas ahí viviéndolo desde dentro, con la gorrita de marca y el pass colgado al cuello. Pero también me acuerdo de ellos con terror, el que te ahogaba cuando la jugadora, ya nerviosa desde antes, se daba una vuelta repentina y te gritaba seis veces ¡TÁUEL!, y tú, que en inglés te habías quedado en lo de los bolígrafos y las mesas, podías limitarte a encoger de hombros y esperar que su necesidad de secarse el sudor se disipara por agotamiento.

Luego alguien decidió que, cumplidos esos 12-13 años, habías madurado demasiada experiencia y centímetros para ser solo un alcanzapelotas y te proponían convertirte en un juez de línea. Yo, que me acordaba con terror incluso mayor las miradas intimidatorias de las jugadoras a los liniers que erraban la decisión, elegí sabiamente colgar el pass y comprar el abono.

Que yo fuera alto o bajo, alcanzapelotas o espectador, hay algo que nunca ha cambiado en Palermo: Oliviero Palma. Director del torneo desde 1988, él ya es un tótem del tenis palermitano. “En estos 32 años el tenis ha evolucionado muchísimo, y no solo en el juego – me dice. Ahora los torneos respondes a lógicas únicamente comerciales”.

Este año, Palermo escribirá la historia del tenis mundial, hospedando el primer evento profesional tras la suspensión debida al COVID-19. Palma se impuso desde el primer momento para que esta idea se volviera realidad. De hecho, desmintiendo lo que me acaba de decir, porque en estas condiciones el torneo se condena a perdidas económicas ciertas. “Pero el placer de hacer algo importante para el deporte, dando además un empujón turístico a nuestra sufrida economía, no tiene precio – replica él. De todas formas, seguimos buscando los justos patrocinadores para reducir al mínimo las perdidas”.

Oliviero Palma con Jil Teichman (izquierda) y Kiki Bertens (derecha) en la premiación de la última edición del torneo (Foto: Palermo Ladies Open).

El hecho de que Palermo sea el primerísimo torneo tras tanta inactividad (más allá de una válida alternativa a la gira americana) lo hizo mucho más apetecible que en los años anteriores, llamando la atención de una multitud de jugadoras de jugadoras de alto nivel, primera entre todas la numero 2 del ranking Simona Halep, cuya presencia ha sido anunciada ayer en una conferencia de prensa. “Para convencer a grandes atletas como ella este año no valen las fichas, sino el sentido de seguridad que se logra transmitir al mundo. E Italia, tan desdeñada y marginada al principio de la pandemia y ahora elevada a ejemplo por la OMS, y Sicilia son la demostración de esto. Como dijo ayer el Prof. Antonio Cascio (Coordinador Anti-COVID del Torneo), nuestra isla puede considerarse COVID-free, y esto hace la diferencia”.

De todos modos, más allá de Halep – añade orgulloso Palma – el cuadro principal de esta edición será extraordinario; también tendremos a cinco jugadoras entre la número 10 y la 20, y cuatro entre la 20 y la 40. El cut-off está en la número 69, de momento. Además –confía – estamos intentando convencer a otras dos top ten. Van a ser los mejores Ladies Open de siempre y van a entrar en la historia de los WTA International, porque el nivel que alcanzaremos no tiene nada que envidiarle a un Premier”.

Simona Halep es la última ganadora de Wimbledon (Foto: WTA).

El gran desafío en el que se embarcó Palermo no solo es organizar un torneo en un mes y medio, sino también hacerlo previendo la presencia del público en las gradas. La receta, explica Palma, es la siguiente: “Audiencia limitada, mascarillas, gel, recorridos diferenciados, screening y medición de la temperatura serán las líneas guía. Estamos listos para poner en la cancha todos los protocolos gubernamentales y, si son compatibles, incluso los más estrictos de la WTA”. “Es inevitable – sigue – que Palermo tenga los ojos de muchos encima. Sentimos sí el orgullo de ser los primeros, pero también la conciencia de llevar el peso de la responsabilidad de deber demostrar al mundo entero que se puede hacer deporte en seguridad. Y después de los errores de Djokovic (organizador del funesto Adria Tour) todo es más difícil”.

Ningún tipo di distanciamiento social y ni una mascarilla: el Adria Tour es ejemplo que el Palermo Ladies Open no quiere seguir (Foto: EFE).

A la pregunta si Palermo pueda convertirse en un pionero para el acercamiento del público a los eventos deportivos, el Director del Ladies Open responde así: «Creo que Palermo puede prender un faro sobre la posibilidad de volver a llevar el público a los estadios, mientras sea en seguridad. Efectivamente, si el público está admitido en un máximo de 1000 personas en lugares abiertos y 200 en sitios cerrados (teatros, conciertos y cinemas) no hay razón por la que la gente no pueda ir a las canchas a ver, respetando las reglas, los eventos deportivos. Lamentablemente, el deporte hasta hoy ha sido maltratado: en los gimnasios hay límites de aforo y en aviones, autobuses y trenes ningún distanciamiento. ¿Qué sentido tiene?”.

Inevitablemente, Palermo será un evento global, y esto se refleja incluso en las ventas de los derechos de retransmisión: “En Italia, al 90% la RAI emitirá el evento junto a SuperTennis. En el extranjero, Perform logró venderlo a hasta 160 países”.

Entre otras cosas, parece que la última novedad será el levantamiento de la edad para ser alcanzapelota, por razones de seguridad. Tonto yo que me compré el abono, en su momento. Este año, sin embargo, parece de verdad que el espectáculo valdrá el precio de la entrada. El gel, además, lo invita Oliviero Palma.

Antonio Cefalù

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *