El Madrid sigue su terapia détox

Un rotundo 5-0 regala al equipo blanco segundo puesto y tranquilidad

A veces, la solución es descansar. El universo-Real-Madrid había acumulado una cantidad de tensión cuya mitad sola hubiese hecho explotar la gran mayoría de los vestuarios europeos. El gran mérito de los hombres de Zidane fue aguantar y permanecer unidos. Y cuando todo ya estaba tan pesado como para no resistir más, los blancos recibieron los dos regalos más valiosos de su inicio de temporada: la victoria en Estambul y las vacaciones forzadas de la semana pasada. Valdebebas debe haber parecido un Spa en estos días.

A veces, la solución es descansar. Y el partido de ayer fue un entrenamiento más en esta época détox. Un paseo por el Parque del Retiro. Una cerveza helada en un tórrido día veraniego. Comida para el alma. Cinco a cero y todos a su casa. Los madridistas contentos porque volvió el buen tiempo, los pepineros contentos porque habían acabado los sufrimientos.

Al Leganés último de la tabla, Zidane contrapuso el once que le había dado confortación en Estambul. La única diferencia fue la posición que pidió que cubriera Valverde, más acercado a Benzema y menos comprometido en la ruptura del juego adversario. Ni bien Modric relevó el lugar de un brillante Kroos, el uruguayo le dejó la tarea de inventar al croata y se aproximó a Casemiro. Un ensayo más del eclectismo del pajarito, jugador fundamental en esta fase de la temporada.

El partido se le escapo de las manos al Leganés en un puñado de minutos. Ya a los ocho era dos a cero, y a los visitantes solo les quedó contar los minutos que faltaban al pitazo final. Los madridistas pusieron en escena su goleada casi por inercia. Cinco goles que hasta dan la sensación de haber sido pocos, por el tipo de partido que se le presentó a los blancos. De hecho, la idea que daba el Madrid fue la de un equipo que trató de ganar haciendo el mínimo para llevar a casa el resultado. Sin arriesgar jugadas espectaculares, escapando de todo lo que pudiera causar el error innecesario, la confusión. La confianza, en efecto, va ganada poco a poco. El encuentro de ayer fue, efectivamente, la ocasión perfecta para ir sumando sonrisas, y que el fútbol-champán llegue cuando haga falta.

Otra noticia fenomenal fueron las primeras veces de Rodrygo y de Jovic. El primero abrió el marcador en el día de su debut en el Bernabéu. El segundo rompió la ayuna goleadora que no dejaba de atormentarlo desde el momento en que se presentó a su pueblo. También marcó Benzema, otro de los goles que tanto se reclamaban de las gradas.

A veces, la solución es descansar. Y el Madrid ha disfrutado abundantemente de sus inesperadas vacaciones. Pero nada dura en eterno. El sábado, el Real vuelve a enfrentarse a un adversario verdadero. Desintoxicado, pero no relajado. Al menos es lo que esperan los hinchas.

 

Foto de Michael Rivero.

 

One thought on “El Madrid sigue su terapia détox

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Translate »
Follow by Email
Twitter
LinkedIn
Instagram